Amigos que me siguen

sábado, 12 de diciembre de 2015

CREMA DE CALABACIN Y MANZANA


Hola a tod@s:

Hoy os traigo una crema sencilla de hacer que está especialmente indicada si quereis perder un poco de peso, ya que no lleva ningún tipo de aceite. Yo la he preparado en olla rápida, pero también lo podeis hacer en olla tradicional. Espero que os guste.

El calabacín:
Es una hortaliza que pertenece a la familia de las Cucurbitáceas. Esta familia comprende unas 850 especies de plantas, en su mayoría herbáceas, trepadoras o rastreras, que producen frutos grandes y protegidos por una corteza firme.
El origen del calabacín no es bien conocido. No se sabe con seguridad si procede de Asia Meridional o de América Central. Lo que sí se conoce es que es una planta cultivada en todas las regiones cálidas de la Tierra desde tiempo inmemorial. Existen pruebas de que esta hortaliza ya era consumida por los egipcios y, más tarde, por griegos y romanos. Sin embargo, fueron los árabes quienes extendieron su cultivo por las regiones mediterráneas, donde se convirtió en un alimento de consumo habitual en la Edad Media. En las zonas del norte de Europa, su consumo fue más tardío y no tuvo lugar hasta la II Guerra Mundial.
En la actualidad, su consumo está muy extendido en todos los países del Mediterráneo, así como en Holanda y Norteamérica. Marruecos, Italia y España son los principales países productores.
El calabacín es una hortaliza de verano aunque se puede adquirir durante todo el año. Sin embargo, los ejemplares más sabrosos son los que se recogen entre los meses de julio y septiembre. Es una hortaliza que se recolecta tierna, sin haber alcanzado su tamaño definitivo.

Características:
Forma: alargada, aunque también puede ser esférica.
Tamaño y peso: su tamaño ideal es de catorce a veinte centímetros, pero puede alcanzar los cuarenta. Su ronda los 200 y 300 gramos.
Color: el color de su piel es variable. Puede ser amarilla, verde clara, oscura o incluso negra. Algunas variedades presentan puntos grises. Su carne siempre es blanca.
Sabor: algo amargo, aunque con un ligero toque dulce.



Propiedades nutritivas:
El calabacin pertenece a la misma especie que la calabaza. Sin embargo, presenta propiedades nutritivas propias. Su principal componente es el agua, seguido de los hidratos de carbono y pequeñas cantidades de grasa y proteínas. Todo esto, unido a su aporte moderado de fibra, convierte al calabacín en un alimento de bajo aporte calórico, idóneo para incluir en la dieta de personas con exceso de peso.
En relación con su contenido vitamínico, destaca la presencia discreta de folatos, seguido de la vitamina C. También contiene vitaminas del grupo B como B1, B2 y B6, pero en menores cantidades.
Los folatos intervienen en la producción de glóbulos rojos y blancos, en la síntesis del material genético y en la formación de anticuerpos del sistema inmunológico.
La vitamina C tiene una acción antioxidante, interviene en la formación de colágeno, huesos, dientes y glóbulos rojos, además de favorecer la absorción del hierro de los alimentos y aumentar la resistencia frente a las infecciones.
En cuanto a su contenido en minerales, el calabacín es una buena fuente de potasio, además de presentar pequeñas cantidades de magnesio, fósforo y hierro.
El potasio es un mineral necesario para la transmisión y generación del impulso nervioso y para la actividad muscular normal. Además, actúa en el equilibrio acuoso dentro y fuera de la célula. El magnesio juega un papel importante en la formación de huesos y dientes, se relaciona con el funcionamiento del intestino, nervios y músculos, mejora la inmunidad y posee un suave efecto laxante.
El calabacín presenta una pequeña cantidad de hierro, pero este mineral apenas se asimila en nuestro cuerpo en comparación con el hierro procedente de los alimentos de origen animal.
Esta hortaliza contiene además unas sustancias denominadas mucílagos que son un tipo de fibra que suaviza y desinflama las mucosas del aparato digestivo.

FUENTE: http://verduras.consumer.es/calabacin/introduccion

Y ahora vamos con la receta:

Ingredientes: 

- 2 calabacines.
- 1 cebolla.
- 1 manzana grande.
- 300 ml de caldo de verdura.
- Sal y pimienta al gusto.

Preparación: 

1- Lavamos y pelamos el calabacin y lo cortamos en rodajas; pelamos y cortamos en trozos la cebolla y la manzana.

2- En la olla rápida, ponemos las verduras, las cubrimos con el caldo, añadimos sal y pimienta al gusto y ponemos la tapa. Ponemos a fuego fuerte hasta que suba el primer aro, en este momento, bajamos el fuego y lo dejamos cocer durante 10 minutos.

3- Pasado el tiempo, retiramos la olla del fuego y dejamos que salga el vapor. Cuando ya haya salido del todo y no antes, abrimos la olla, trituramos las verduras, rectificamos de sal si es necesario y pasamos por un pasapuré para que quede una crema fina.

4- Podemos servir la crema fría o caliente acompañada de unos costrones de pan, huevo duro picado, o como en mi caso, con unos chips de cebolla deshidratada.

¡¡ BUEN PROVECHO!!

5 comentarios:

Mijú dijo...

Que buena tu crema.
Un saludito

montsemorote dijo...

Una crema delicosa, bien calentita está estupenda.
BESOS
Cocinando con Montse

Adita Donaire dijo...

Un plato sencillo, muy sano y rico, me gusta, besos

Lola-PAN FRITO O REBANAS dijo...

Nunca le he puesto manzana a la crema de calabacín, pero como pienso hacerla mañana para comer, la voy a probar, que me ha gustado mucho la idea.
Besos. Lola

Olga Riofrio dijo...

Tomo nota de la receta con tu permiso se ve deliciosa.
Saludos y Feliz Navidad.

Olguis.