Amigos que me siguen

sábado, 25 de junio de 2016

PANACOTTA DE PLÁTANO Y DULCE DE LECHE. RETO ALFABETO DULCE


Hola a tod@s; Con la receta de hoy participo en el RETO ALFABETO DULCE, que cada mes nos trae Ana Espada, del blog Cook The Cake. Como podeis ver, los ingredientes elegidos han sido el plátano y el dulce de leche, en cuanto los ví, pensé en mi marido, que le encanta el dulce pero que a la misma vez está a dieta de ahí que haya preparado esta panacotta en la que se aúnan ambos ingredientes sin ser demasiado calórica. Espero que os guste.


Para conocer el reto y saber como participar, clicar AQUÍ

Ingredientes para 3 moldes individuales:

- 100 gr de nata líquida o leche evaporada.
- 100 gr de leche entera.
- 2 cucharadas soperas colmadas de dulce de leche.
- 2 cucharadas soperas rasas de azúcar (25 gr).
- 2 hojas de gelatina.
- 1 plátano grande.
- Caramelo líquido para el molde.
- Medias nueces para decorar.

Preparación:

1- Ponemos la gelatina a hidratar en un poco de agua fría durante 5 minutos. A la misma vez, ponemos en un cazo la nata, el azúcar  y la leche a calentar;  cuando empiece a hervir, apartamos del fuego, añadimos la gelatina escurrida y removemos hasta que no queden grumos.


2- En el vaso de la batidora, ponemos el plátano pelado y cortado en rodajas, el dulce de leche, el contenido del cazo y trituramos hasta que quede una crema homogénea.



3- Preparamos nuestros recipientes, ponemos un poco de caramelo líquido en el fondo, repartimos lo batido en las flaneras y las metemos a la nevera hasta el día siguiente para que cojan cuerpo.


 Para servir, desmoldamos la panacotta y decoramos con una nuez  o con un hilito de dulce de leche, eso ya a vuestra elección.

¡¡BUEN PROVECHO!!

lunes, 20 de junio de 2016

SMOOTHIE DE CEREZAS. RETO DIS-FRUTA, NUNCA ES DEMASIADO DULCE


Hola a tod@s:
Un mes mas ha llegado el momento de participar en el RETO DIS-FRUTA  que nos trae nuestra amiga Lidia del blog Nunca es Demasiado Dulce.
Para conocer el reto y saber como participar, clicar AQUÍ


 La fruta elegida han sido las cerezas,  y vale la pena destacar cuáles son los beneficios más importantes que tiene esta fruta para nuestro cuerpo:
Se las conocen como la “superpoderosa” en la verdulería, ya que tienen una gran cantidad de antioxidantes que ayudan a reducir enfermedades cardíacas, como así también cáncer o artritis.
Son una de las pocas fuentes en contener melatonina, un compuesto que sirve para regular el ritmo del corazón y los ciclos del sueño, siendo ideales para los que padecen de insomnio o cansancio crónico.
Se trata de una excelente fuente de beta-caroteno o vitamina A, unas 20 veces más que las fresas o los arándanos. Son ricas en vitaminas C y E, hierro, fibra, ácido fólico, potasio y magnesio.


Popularmente hablando, se dice que son el “alimento para el cerebro” por excelencia, ya que ayuda en la salud de la mente, para prevenir la pérdida de la memoria o Alzheimer.
Permiten reducir los síntomas de la gota y la artritis, así como la inflamación y la retención de líquidos. Se cree que el consumo de cerezas ayuda a los diabéticos a evitar complicaciones en la vida, desde pérdida de la visión hasta cataratas.
Son muy buenas para la salud digestiva, al ser una fuente inmejorable de fibras. Al aportar poca cantidad de calorías, son una elección maravillosa para las dietas, para la merienda, entre comidas o postres al querer bajar de peso.
Las cerezas actúan para reducir el dolor por sus beneficios antiinflamatorios. Se aconsejan en el caso de dolores en los músculos o tendones. Tienen propiedades desintoxicantes, remineralizantes y antiinflamatorias.
Ayudan a eliminar el ácido úrico de la sangre. Son laxantes debido a su aporte de agua, potasio y fibra. Evitan la degeneración celular por su riqueza en flavonoides.
Se recomiendan en los pacientes con hipertensión, pacientes con cólicos de riñón y enfermos cardíaco o renales.
Fuente: http://mejorconsalud.com/bondades-de-las-cerezas/

Y ahora vamos con la receta.

Ingredientes para tres personas:

- 350 gr de cerezas deshuesadas y congeladas.
- 2 yogures griegos naturales azucarados.
- 200 ml de nata para cocinar.
- 200 ml de leche entera.
- 2 cucharadas soperas de azúcar.

Preparación:

1- En el vaso de la batidora ponemos todos los ingredientes y batimos hasta que quede todo integrado; si queremos, se puede colar el resultado para que no aparezca ningún trozo de piel de la fruta.

2- Volcamos el resultado en una jarra y lo mantenemos en la nevera; en  el momento de servir, removemos el batido y lo presentamos  en copas individuales. 

Aqui teneis otra fotografía del resultado.


Nota: la fruta no es necesario que esté congelada, pero esto ayuda a que el batido tenga mas cuerpo porque no hay que añadir hielo a la preparación.

¡¡BUEN PROVECHO!!

miércoles, 15 de junio de 2016

ALBÓNDIGAS DE POLLO CON SALSA AGRIDULCE DE ARÁNDANOS. RECETARIO MAÑOSO



Hola a tod@s:
Un mes más participo en el recetario mañoso, que para esta ocasión nos proponen hacer recetas con pollo, cerezas y tomate rosa. Para ver el estupendo post que han preparado y saber como participar, clicar AQUI,



Las  albóndigas son un clásico de nuestra cocina desde la época de los Romanos. Marco Gavio Apicio ya recoge en la imperial Roma algunas recetas de albóndigas. Cita las que se hacen con carnes de vacuno, pollo, pavo real, conejo y cerdo. La masa está hecha de carne finamente picada, mezclada con miga de pan leudo humedecido y diversas especias; el procedimiento de elaboración más habitual es hervirlas en agua salada y ocasionalmente especiada, hasta que están tiernas y tienden a flotar, más o menos como es frecuente en Centroeuropa en la actualidad. Recoge también una fórmula de idéntica elaboración pero que añade el refinamiento del embutido de las albóndigas en tripa de cerdo, dejándolas holgadas, para luego asar el conjunto. Como se ve, más de 20 siglos de tradición y además de alta cocina, avalan la tradición de nuestras protagonistas.
Los documentos sobre alimentación en la España andalusí de los siglos XII-XIII incluyen fórmulas de albóndigas (al-banadiq) y un dato curioso: entre las clases populares, era mucho más frecuente comprar las albóndigas ya hechas (en molde) y fritas en el mercado que prepararlas en casa. Ibn Razin al-Tubigí alude a una receta de albóndigas hecha con carne picada, especiada, mezclada con clara de huevo, moldeada en moldecitos de madera y luego hervida en agua salada. El anónimo almohade del siglo XIII traducido por Ambrosio Huici Miranda cita una fórmula similar, con añadido de ajo, que ya se fríe como es usual actualmente, haciendo después una salsita con el aceite, algo de vinagre, ajo y huevo batido para espesar.
Dentro ya de la tradición hispánica, en la que la segregación de Portugal resulta fenómeno histórico tardío, el libro de cocina de la infanta María de Portugal (siglo XVI) recoge una receta, regia, de albóndigas hechas de carne picada de cerdo o carnero, con añadido de huevo batido y algo de harina para trabar y aligerar, que se fríen en manteca y sirven en un caldo grueso con sustancia y bien especiado.
A principios del siglo siguiente, Hernández de Maceras se refiere al "modo de hacer albondiguillas" en su compendio de cocina de Colegio Mayor, con carne picada unida a huevos batidos, miga de pan humedecida, tocino picado, ajo, alguna hoja verde (espinaca) y especias, que se cuecen en caldo, "que no sea de cocido" para no alterar el sabor final, en lugar de freírlas y se pueden servir después con algo del mismo caldo espesado con huevo batido.
El cocinero real Francisco Martínez Montiño, del mismo siglo, da la receta de albóndigas clásicas también cocidas en caldo y trae noticia de las "albondiguillas de borraja", en las que la verdura de la cuenca del Ebro, cocida, picada, adicionada de pan rallado y yemas de huevo se monta en forma de bolitas que deben cocer en caldo de garbanzos. Es interesante la referencia porque da fe en primer lugar del empleo tradicional de la borraja y sobre todo de lo populares que resultan las albóndigas como forma culinaria, que ya salta del estricto origen cárnico. Por ejemplo, las "albondiguillas castellanas" del mismo autor aúnan la carne picada con verduras cocidas y también picadas, junto con cebolla previamente rendida, huevos y especias; advierte el cocinero que la verdura debe ser dominante sobre la carne y que la elaboración es por cocción en caldo.
Nuestro Altamiras enumera a mediados del siglo XVIII recetas de albóndigas de carnero, que deben cocer en caldo hecho con los restos óseos de las piezas cárnicas y de las "almóndigas repentinas" hechas del modo tradicional pero que toman su nombre de "repentinas" porque se hacen con rapidez, friéndolas en manteca en lugar de someterlas a cocción prolongada en caldo, y que se sirven espolvoreadas de azúcar y canela.
El libro de cocina de las casas jesuíticas, de principios del siglo XIX, recoge una receta de albóndigas clásicas que incorporan, además de las especias tradicionales, el pan rallado y algo de perejil y pimiento pulverizado en mortero, en vísperas de la primera elaboración a gran escala del pimentón en Murcia; tales albóndigas se sirven con una salsa de agraz batido con yemas, calentada hasta obtener una consistencia semiespesa.
Fuente: http://www.heraldo.es/noticias/gastronomia/2014/10/17/el_origen_las_albondigas_316532_1311024.html

Y ahora vamos con la receta:

Ingredientes para 4 personas.

- 12 albóndigas de pollo.
- 1 cebolla dulce de Fuentes de Ebro.
- 1 zanahoria.
- 4 cucharadas soperas colmadas de tomate frito casero.
- 100 ml de vino blanco.
- 40 ml de salsa de soja.
- 100 ml de agua.
- 150 gr de mermelada de arándanos.
- 1 cucharada de moka rasa de ajo en polvo.
- Sal.

Preparación:

1- Lo primero es preparar todos nuestros ingredientes antes de empezar a cocinar para que estén a temperatura ambiente.


2- Pelamos la cebolla y la zanahoria, las cortamos en rodajas finas y las ponemos a pochar con una pizca de sal  y el ajo en polvo en una cacerola honda.


3- Cuando esté la verdura, añadimos el vino blanco y cocinamos durante 10 minutos para que se evapore el alcohol.


4- A continuación añadimos el tomate frito, damos unas vueltas, añadimos la salsa de soja y el agua y dejamos cocer 5 minutos.


5- Añadimos ahora la mermelada de arándanos, retiramos del fuego y pasamos la salsa por la batidora. Probamos para rectificar de sal si hace falta y mantenemos caliente.


6- En una sartén con abundante aceite de oliva, freímos las albóndigas hasta que estén doradas; las ponemos sobre papel absorbente para que suelten el exceso de grasa y las añadimos a la cacerola con la salsa caliente. Dejamos cocinar el conjunto 10 minutos a fuego medio.



7- Servimos poniendo un poco de salsa en el fondo del plato y encima las albóndigas.  Si queremos ponerlo como pincho, lo servimos en recipientes individuales una albóndiga cubierta con un poco de salsa, de forma que se pueda comer de forma fácil con un tenedor de postre.


Nota: La receta original pertenece al blog Mas dulce que salado y la podeis ver AQUI

¡¡BUEN PROVECHO!!

viernes, 10 de junio de 2016

SALMONETES FRITOS A LA ANDALUZA CON TOMATE. RETO LA COCINA TYPICAL SPANISH


Hola a tod@s
Un mes más ha llegado el día de participar en el RETO LA COCINA TYPICAL SPANISH; en esta ocasión, la anfitriona es Leila, del blog "La Nueva cocina de Leila" que nos invita a sumergirnos en el  apasionante mundo de las tapas.
 La tapa es una pequeña porción de comida que se sirve con el pretexto de beber. Sus inicios se remontan a la época romana cuando se ofrecían aperitivos, denominados “Gustu”, que ayudaban a abrir el apetito y a la comunicación entre los invitados. Esta costumbre siguió con los árabes y en el Medievo. Pero su culminación llegó con el Barroco ayudado por la literatura de la época; como es el caso de Quevedo, Lope de Vega o Cervantes donde nombraban las tabernas y mesones frecuentadas por los hidalgos y pícaros. El significado tal como lo conocemos actualmente viene de la época Moderna, es aquí donde surgieron algunas modificaciones con respectos a épocas anteriores.
Se les denomina con diferentes nombres (canapés, entrantes, aperitivos, pinchos), se sirven antes de una comida o cena. Se elaboran cada vez con más ingredientes y es más imaginativa. 
 Históricamente la tapa empezó a consumirse tal como lo conocemos actualmente en el siglo XIX. Existen varias versiones del porque se colocaba una rodaja de embutido o queso encima de la copa de vino; unos dicen que era para evitar los insectos en la copa, otros cuentan que era para despertad la sed.  Esta tapa llego a evolucionar hasta convertirse en una tapa de aceitunas, cacahuetes y embutidos, que corría a cuenta de la casa para agasajar a los clientes. Con el tiempo esta costumbre se extendió a otras regiones españolas y tuvieron tanta fama que llegaron a ser cada vez más elaboradas e incluso ya eran cobradas.

Para conocer el reto y saber como participar, clicar AQUÍ

Como sabeis una de las condiciones del reto es que los platos deben ser típicos españoles, así que a mi se me ha ocurrido hacer uno de los platos más típicos de la cocina de mi tierra natal, Andalucía y no es otro que el pescaíto frito. Para mejorar un poco el plato, le he puesto una base de tomate frito casero que le va que ni pintado.
Cada provincia andaluza tiene su propia carta de tapas rabo de toro, flamenquines y salmorejo en Córdoba; ‘pescaíto frito’ o calamares en las zonas de costa, como Málaga, Almería y Cádiz; adobo de cazón y pijotas en Sevilla y Granada, por mencionar algunas. Y luego están las universales: las de tortilla de patatas, jamón, queso, etc.
 Los salmonetes son muy apreciados en la cocina cordobesa, aunque geográficamente en el mapa estemos ubicados en el interior, contamos con la gran suerte de tener muy cercana la costa mediterránea, en cuyas aguas habita este delicado pez. Sin ser exclusivo de esta costa porque también se pesca en el Atlántico.


La carne del salmonete es firme, blanca y de un excelente sabor. Su color varía en función de la profundidad y de la época del año, entre el marrón y el rojo. El salmonete de fango (llamado de mala casta) o barbado es liso y como su nombre indica vive en fondos de arena y fango, su carne es menos compacta y de sabor más insípido. Por el contrario, el de roca tiene una línea oscura desde el ojo hasta la cola y varias líneas amarillas que la atraviesan y su sabor es más marino y más intenso por lo que goza de más predicación y cotización en la cocina.
Son legión los seguidores gastronómicos de estos rosados pececillos dispuestos a saborearlos fritos, a la plancha, o en otros elaboraciones, siendo el salmonete frito la manera más popular de consumirlos.

Y ahora vamos con la receta:

Ingredientes para 2 personas:

- 4 salmonetes de ración.
- harina para rebozar.
- Sal.
- Aceite de oliva virgen extra.
- Tomate frito casero para acompañar.

Preparación:

1- Lo primero es desescamar, lavar y secar muy bien nuestros salmonetes. Si quereis, le podeis quitar la cabeza como yo he hecho.

2- Ponemos una sartén con abundante aceite al fuego, salamos el pescado, lo pasamos por harina, quitamos el excedente con unas ligeras sacudidas y lo freímos 30 segundos por cada lado. En esta ocasión , como son pocas unidades, las he hecho a la vez, pero si vais a poner más cantidad, conviene que los friais por tandas para que el aceite no se enfríe y el pescado quede así bien crujiente.

3- Mientras se fríe el pescado, calentamos el tomate frito sin que llegue a hervir.

4- Emplatamos colocando una cucharada de tomate frito en el fondo del plato y los salmonetes fritos encima.

¡¡ BUEN PROVECHO!!

Para ver el recopilatorio de todas las recetas presentadas por los participantes, clicar AQUI

domingo, 5 de junio de 2016

BONITO CON SOFRITO DE TOMATE Y JENGIBRE. RETO COOKING THE CHEF


Hola a tod@s:
Un mes más os traigo una receta de un conocido cocinero para participar en el RETO COOKING THE CHEF de la mano de nuestras amigas Abril y Aisha.

Para conocer el reto y saber como participar, clicar AQUI

El elegido esta vez ha sido el gran Martín Berasategui, al que seguro habeis visto un montón de veces por televisión.


Martín Berasategui Olazábal nació el 27 de abril de 1960 en San Sebastián. Estudió en el Colegio de los Padres Capuchinos de Lekaroz, en el Valle de Baztan (Navarra). A los trece años comenzó a trabajar en el restaurante familiar, Bodegón Alejandro.
En 1979, empezó sus estudios de hostelería en la escuela de pastelería moderna de Yssingeaux, donde conoció a diversos chefs internacionales. En 1981, se convirtió en responsable De Bodegón Alejandro, que recibió su primera estrella Michelin en 1986. En 1993 abrió su primer restaurante, llamado "Martín Berasategui", en Lasarte-Oria.
En tres años, el local recibió dos estrellas Michelin. A partir de ahí el cocinero recibió un diversos premios, entre ellos el Premio Euskadi de Gastronomía al Mejor Cocinero de Euskadi en 1998 y el Tambor de Oro de San Sebastián en 2005. En 1996, el chef decide crear una asociación empresarial, el Grupo Martín Berasategui, para hacerse cargo de restaurantes tales como: el Bodegón Alejandro; el restaurante del Guggenheim de Bilbao o el Kursaal Martín Berasategui.
El grupo empresarial se encuentra disuelto, pero sigue asesorando a varios restaurantes como Hotel Condes de Barcelona, Loidi y Lasarte; restaurante Fonda España; restaurante Doma de Bilbao; restaurante MB del Hotel Abama de Tenerife o los restaurantes Tempo y Passion by Martín Berasategui en México y en Punta Cana.

Fuente: https://es.wikipedia.org/wiki/Mart%C3%ADn_Berasategui

Y ahora vamos con la receta, que como siempre, he cambiado un poco para adaptarla a los gustos de mi casa. La original la podeis ver aqui.

Ingredientes para 2 personas:

- 2 lomos de bonito de unos 200 gr.
- 1 cebolla pequeña.
- 1 Cucharada de postre de jengibre molido.
- 1 cucharada de postre de ajo picado.
- 6 cucharadas de tomate frito casero.
- 2 cucharadas soperas de vinagre de jerez.
- 1 cucharada sopera de azúcar.
- 1 pimienta cayena.
- Sal y pimienta al gusto.
- Aceite de oliva vírgen extra.
- Escarola limpia y lavada para acompañar.

Preparación:

1- Comenzamos preparando todos nuestros ingredientes antes de empezar a cocinar.


2- El siguiente paso es picar la cebolla y ponerla en una cacerola a pochar con un poco de aceite junto con el jengibre, el ajo y la cayena durante 10 minutos.


3- A continuación, añadimos el vinagre de jerez y dejamos que se cocine unos 5 minutos.


4- Ahora añadimos el tomate frito casero, el azúcar, sal, pimienta molida y dejamos cocinar el conjunto 5 minutos. Reservamos caliente.


5- Ponemos una sartén grande  a fuego fuerte con una cucharada de aceite, salpimentamos el bonito y lo freímos ligeramente por ambas caras. El tiempo dependerá de lo hecho que os guste el pescado, pero nunca mas de un minuto por cada lado para que no quede seco.


6- A la hora de emplatar, ponemos una base de tomate bien caliente y el bonito recién hecho encima. Acompañamos de una ensalada de escarola aliñada con aceite, ajo picado y pimienta al gusto.


Como veis, yo no lo he dejado muy crudo porque a los míos no les gusta, pero eso lo dejo a vuestra elección.

¡¡BUEN PROVECHO!!

miércoles, 1 de junio de 2016

AMERICAN CHEESECAKE. RETO COCINA DE PELÍCULA


Hola a tod@s.
Un mes más nos llega el RETO COCINA DE PELÍCULA, que nos propone Elena del blog Dulces Helen's y en el que os animo a participar. Para conocer en que consiste el reto, clicar AQUÍ


 La película elegida para este mes ha sido la conocidísima GREASE, que tanto nos gustó cuando éramos pequeñas. Grease  es una película musical de 1978 ambientada en los años 50, dirigida por Randal Kleiser y protagonizada por John Travolta y Olivia Newton-John.


Basada en el musical homónimo de 1972, cuenta la historia de amor del rebelde Danny Zuko (John Travolta) y la inocente Sandy Olsson (Olivia Newton-John). Ambos se conocen durante el verano y al despedirse ninguno de los dos piensa en que se vayan a ver de nuevo. Pero se equivocaban: cuando ella decide matricularse en el mismo instituto que su amiga Frenchy (Didi Conn) lo último que esperaba era convertirse en compañera de Danny, el co-líder rebelde de los T-Birds.
Fuente: https://es.wikipedia.org/wiki/Grease

Y ahora vamos con la receta,que he elegido por dos motivos; el primero, que es una de las especialidades mas conocidas de la repostería  Americana desde principios del siglo XX,  y el segundo que es la favorita de mi hijo, que ha vuelto del extranjero con la carrera ya terminada.
A el se la dedico.

Ingredientes:

-          3 huevos  L.
-          600 g de queso tipo “Philadelphia”.
-          500 ml de nata líquida para montar con 35% materia grasa.
-          200 g de azúcar.
-          1 yogur griego natural.
-          Mermelada de  fresa para decoración.

Preparación:

1        1-   Precalentamos  el horno a 150º. Ponemos  en el interior una fuente honda con un dedo de agua para que se caliente, pues la tarta va al baño María.

2- Mientras tanto, preparamos la crema de queso.  Batimos los huevos con el azúcar hasta que blanqueen con ayuda de una batidora de varillas.

3- A continuación añadimos la nata, el yogur griego y el queso. Batimos con cuidado para que coja la menor cantidad de aire.

4- Vertemos la crema de queso sobre un molde de silicona y lo ponemos dentro de la fuente con agua que tenemos en el horno.  Horneamos a 150 grados durante 1h y 45 minutos.

5- Una vez pasado el tiempo, apagamos el horno, lo abrimos un poco, y dejamos la tarta enfriar dentro.

6- Cuando  la tarta esté fría la decoramos con la mermelada de fresa y la metemos a la nevera durante dos horas o hasta la hora de servir (si la mermelada de fresa está muy densa, la podemos calentar ligeramente en el microondas antes de extenderla sobre la tarta).

Nota: 
1- Como veis, yo no le he puesto base de galletas para restar calorías al plato, pero os recomiendo que probéis la receta original que encontré en el blog Dulce Sentimiento y que podeis ver AQUÍ.

2- Si no teneis molde de silicona, podeis utilizar un molde desmontable antiadherente, pero en ese caso, teneis que forrar el molde por fuera con papel de aluminio antes de meterlo al baño maría para evitar que entre agua por las juntas y estropee la tarta.

¡¡BUEN PROVECHO!!

miércoles, 25 de mayo de 2016

POLLO A LA CERVEZA CON PASAS


Hola a tod@s
Hoy os traigo una receta que encontré en una página de internet dedicada al pollo a la cerveza; como siempre, la he modificado un poco para adaptarla a los gustos de mi casa. Espero que os guste.
La receta original la podeis ver AQUÍ

Ingredientes:

- 750 gr de pollo troceado.
- 1 cebolla.
- 1 lata de cerveza rubia.
- 100 gr de pasas sin semillas.
- Sal y pimienta al gusto.
- Ajo picado.
- Maizena para espesar la salsa.
- Aceite de oliva vírgen extra.

Preparación:

1- Lavamos el pollo, lo secamos bien y lo salpimentamos.


2- en una cacerola grande y profunda, ponemos un poco de aceite y doramos el pollo a fuego medio para que no se pegue. Retiramos y reservamos.


3- En el mismo aceite de freir el pollo, pochamos la cebolla cortada en aros finos junto con el ajo hasta que esté transparente. removemos de vez en cuando para que no se pegue.


4- Una vez pochada la cebolla, añadimos el pollo con el jugo que haya soltado, damos unas vueltas y echamos la cerveza y dos terceras partes de las pasas y lo dejamos cocinar a fuego medio durante 20 minutos.


5- Pasado el tiempo, probamos para rectificar de sal si hace falta y si la salsa ha quedado muy líquida, la ligamos con una cucharada de postre de maizena disuelta en un poquito de agua fría.


6- Emplatamos inmediatamente y ponemos encima las pasas que habíamos reservado para que haya contraste de texturas.



¡¡ BUEN PROVECHO !!

viernes, 20 de mayo de 2016

MOUSSE DE ARANDANOS ROJOS. RETO DIS-FRUTA


Hola a tod@s:
Una vez mas os traigo una receta para participar en el RETO DIS-FRUTA, del blog NUNCA ES DEMASIADO DULCE. 


Para conocer el reto y saber como participar, clicar AQUÍ
Este mes de mayo, han elegido los Arándanos:
El arándano es un arbusto de bayas rojas originario de América del Norte. Pertenece a la familia de los brezos. Sus frutos tienen propiedades antibacterianas muy interesantes. Su consumo impediría la inflamación causada por muchas bacterias, como la inflamación de la vejiga urinaria (cistitis) y las encías (gingivitis) en particular. La alta concentración de antioxidantes en las frutas del arándano también sugieren que su consumo reduciría el riesgo de desarrollar ciertos tipos de cáncer y problemas cardíacos.
Fuente: http://salud.ccm.net/faq/9343-arandano-definicin


Fuente: http://www.botanical-online.com/medicinalsarandano.htm

Y ahora vamos con la receta, que encontré en el blog sweet addict y que podeis ver AQUI
Como siempre, la he variado un poco para adaptarla a los gustos de mi casa. espero que os guste.

Ingredientes: para 4 personas.

- 200 gr de arándanos rojos secos.
- 200 ml de nata para montar bien fría.
- 2 cucharadas soperas de azúcar.
- 2 cucharadas soperas de azúcar glas.
- 150 gr de queso de untar.
- 100 ml de agua.
- 1 hoja de gelatina.

Preparación: 

1- Lo primero es preparar todos nuestros ingredientes antes de empezar a cocinar.


2- Ponemos a hidratar la gelatina en agua fría. A la misma vez, ponemos un cazo al fuego con 150 gr de arándanos, el azúcar blanquilla y 100 ml de agua. Cocinamos hasta que la fruta se ablande y se caramelice un poco.



3- Mientras de hace la fruta, ponemos en un bol el queso crema y el azúcar glas y lo batimos con ayuda de unas varillas para que quede una consistencia cremosa.


4- Una vez cocida la fruta, la pasamos por la batidora (añadiendo un poco de nata o leche si es necesario) y la incorporamos al bol del queso (si no quereis que os aparezcan las semillas,  podeis pasar la fruta batida por un colador grueso antes de incorporarla al bol de queso). A continuación, calentamos un poco de la nata y disolvemos en ella la gelatina. La añadimos al bol junto con el resto de la nata que queda.


5- Batimos el conjunto del bol con las varillas hasta que haya montado un poco y quede una mezcla cremosa y suave, la ponemos en los recipientes que vayamos a utilizar y la metemos a la nevera un mínimo de 4 horas para que tome cuerpo.


6- A la hora de sacar a la mesa, decoramos con el resto de los arándanos que habíamos reservado.






¡¡BUEN PROVECHO!!