Amigos que me siguen

lunes, 15 de febrero de 2016

ALITAS DE POLLO CON JENGIBRE Y PIÑA



Hola a tod@s:

Esta noche para cenar he preparado estas alitas de pollo con una salsa de jengibre y piña: está basada en una receta parecida que encontré en la página RECETAS DE RECHUPETE y que podeis ver AQUÍ.
Vamos a aprender algo mas sobre el Jengibre:






El jengibre es una planta cuya parte más conocida es su rizoma. También llamado kion, crece en las regiones tropicales de todo el mundo y es famoso, tanto por sus reconocidas propiedades medicinales, como por su uso culinario. El jengibre más valorado es el que procede de India, Australia y Jamaica.

Esta planta tiene un alto contenido en fibra y en aminoácidos como la valina y la leucina (con importantes propiedades cicatrizantes) o la arginina, que estimula el sistema inmunológico. La fibra y el gingerol también están presentes en el kion
Además de estos elementos, también encontramos ácidos como el ascórbico (con propiedades antioxidantes) y ácidos linoleico y alfa-linoleico, tan importantes para nuestra nutrición por formar parte de la serie omega-3.

Beneficios y aplicaciones del jengibre

El jengibre es un vasodilatador y anticoagulante natural que reduce los riesgos de enfermedades cardiovasculares y mejora el riego sanguíneo; además, contribuye al descenso de los niveles de colesterol por la presencia de ácidos omega-3 en su composición.
Tanto en su uso externo como interno, alivia en gran medida los dolores articulares, artríticos o reumáticos, ya que es un potente antiinflamatorio y analgésico que mejora la movilidad de la zona afectada.
Entre sus beneficios también se encuentra el de ser antibacteriano, por lo que reduce problemas digestivos como los gases, meteorismos y diarreas, y también minimiza el riesgo de padecer úlceras y gastritis.
Una de las propiedades más conocidas del jengibre es su capacidad para aliviar las náuseas, ya sean propias del embarazo, las que se producen asociadas al mareo durante los viajes, o las resultantes de procesos de quimioterapia, puesto que es un antivomitivo natural.
Además de para las náuseas del embarazo, las mujeres pueden tomar jengibre para reducir los síntomas asociados a los dolores menstruales ya que, como decimos, posee efectos antiinflamatorios y calmantes.
El kion también está recomendado para los procesos gripales y resfriados porque baja la fiebre y alivia la congestión nasal; de hecho, también se recomienda a pacientes con sinusitis puesto que reduce la inflamación de los senos nasales.
Por último, está recomendada su ingesta para mitigar las jaquecas y migrañas, así como las molestias asociadas al síndrome de fatiga crónica (SFC). Masticar jengibre también alivia el dolor de muelas y mejora el mal aliento y, junto con la canela, son dos de los afrodisíacos naturales más conocidos que aumentan la libido, el deseo sexual, y mejoran los problemas de erección.

Contraindicaciones y efectos secundarios del jengibre

Entre sus contraindicaciones encontramos que no puede tomarse con afecciones del aparato digestivo tales como úlceras, gastritis, colitis o enfermedad de Crohn.
También puede interferir en la formación hormonal del feto durante el embarazo. También hay que evitar tomarlo si los sangrados durante la menstruación son muy abundantes para que no aumente el riesgo de hemorragia.
En cuanto a la interferencia sobre los efectos de ciertos medicamentos, si el paciente toma medicación para la diabetes o bien debido a problemas circulatorios, es conveniente que consulte siempre con un especialista, puesto que el jengibre reduce y altera los efectos de dichos fármacos.

También puede producir reacciones alérgicas en su uso tópico, provocando erupciones en la zona tratada y reacciones oculares.

Fuente: http://www.webconsultas.com/belleza-y-bienestar/plantas-medicinales/beneficios-y-aplicaciones-del-jengibre-12879

Y ahora vamos con la receta

Ingredientes para 3 personas:

- 800 gr de alitas de pollo limpias y troceadas.
- 1 cebolla grande.
- 1 puerro.
- 2 dientes de ajo.
- 1 cucharada sopera rasa de jengibre en polvo.
- 1 cucharada sopera rasa de tomillo.
- 1 cucharada de postre rasa de canela en polvo.
- 1 bote de 230 gr de piña en almibar (lleva 4 rodajas).
- 200 ml de vino blanco.
- El jugo del bote que trae la piña.
- Aceite de oliva virgen extra.
- Sal y pimienta molida al gusto.

Preparación: 

1- Ponemos el pollo troceado en una fuente, salpimentamos, añadimos las especias menos el jengibre, damos unas vueltas para que se impregnen bien  y reservamos durante 15 minutos para que cojan el aroma.


2- Ponemos aceite en una sarten y doramos el pollo. Retiramos y colocamos sobre papel absorbente.


3- En el mismo aceite que hemos frito el pollo, pochamos la cebolla, el puerro  y el ajo picados hasta que esté transparente pero sin que coja color.


4- Añadimos ahora  el vino. dejamos que reduzca la salsa durante 10 minutos a fuego medio. 


5-  En este momento añadimos el pollo,  el jengibre, la piña troceada, el jugo de la piña  y un vaso de agua y dejamos cocer todo junto durante 20 minutos o hasta que el pollo esté tierno.


6- Una vez terminado el guiso, lo servimos caliente en la misma cazuela donde lo hemos cocinado y montamos los platos ya en la mesa.



Consejo: os recomiendo que hagais el guiso en una sartén antiadherente que sea honda para evitar que se pegue el pollo y el el momento de sacar a la mesa lo pongais en la cazuela. 

¡¡BUEN PROVECHO!!

1 comentario:

Magdalena Troncoso dijo...

Una interesante receta, yo normalmente hago las alitas al horno pero así deben estar incribles ademas con mucha salsa para mojar.