Amigos que me siguen

domingo, 13 de julio de 2014

QUICHE DE ESPINACAS, BACON Y QUESO DE CABRA


Hola a tod@s; hoy una receta sensacional para una cena de verano, ya que se puede comer tanto caliente como fría y además dejarla preparada con antelación.
 La espinaca fue cultivada por primera vez en Persia y los Arabes la introdujeron en España en el siglo XI; el cultivo se extiendo por toda Europa en el siglo XV.
Es rica en vitaminas A y E, yodo y antioxidantes, aunque también tiene ácido oxálico, por lo que hay que consumirla con moderación.
Su cultivo se realiza durante todo el año y se puede consumir cruda, cocida o frita y en la actualidad es una de las verduras que mas habitualmente se encuentra congelada.

Y ahora vamos con la receta.

Ingredientes:

- 500 gr de espinacas cocidas.
- 100 ml de nata para cocinar.
- 150 ml de leche entera.
- 150 gr de bacon en tiras.
- 100 gr de queso emmental rallado
- 1 rodaja de queso de rulo de cabra.
- 4 huevos tamaño M.
- Sal y Pimienta al gusto.
- 1 paquete de pasta brisa.

Preparación:

1- Precalentamos el horno a 200º; sacamos la pasta brisa de su envase y la colocamos en un molde desmontable de 20 cm de diámetro sobre el papel sulfurizado que ya lleva la masa, pinchamos el fondo con un tenedor, lo cubrimos con otro papel sulfurizado y ponemos encima algo de peso (yo tengo unos garbanzos que solo utilizo para esto). Metemos el molde en la parte baja del horno y dejamos que se haga durante 15 minutos o los que indique el fabricante.

2- Mientras, vamos preparando el relleno. Para ello escurrimos bien las espinacas de su caldo, presionando varias veces para que pierdan toda el agua; batimos en un bol los huevos como para tortilla, añadimos la leche, la nata, el queso, la sal y la pimienta y mezclamos bien. Reservamos.
Freímos el bacon en una sarten sin aceite y lo ponemos sobre papel absorbente para que suelta la grasa.

3- Cuando la base de la quiche ya esté cocida, la sacamos del horno, retiramos los garbanzos y el papel sulfurizado que la cubre y la dejamos enfriar un poco. Después ponemos en el fondo el queso de cabra en trozos, el bacon frito y lo cubrimos todo con la mezcla de huevos. Lo metemos en la parte media-baja del horno durante 35-40 minutos, o hasta que al pinchar con un palillo este salga limpio.
Dejamos enfriar a temperatura ambiente y la metemos en la nevera cubierta con papel de aluminio si la vamos a consumir al día siguiente o bien la servimos caliente en el momento.

Aquí teneis una foto del corte.



¡¡BUEN PROVECHO!!

2 comentarios:

Mari Carmen dijo...

¿Hay tupper? Porque yo lo adopto... En casa nos gustan mucho las espinacas, así que lo disfrutaríamos seguro. Besitos.

Rosa Borrás dijo...

¡Delicioso! Me ha encantado cómo te ha quedado y con espinacas, una auténtica ricura! Besos y feliz jueves.